martes, 9 de diciembre de 2008

Visiones divergentes

El planteamiento de Funny Games, de Haneke, y Hard Candy, de David Slade, es, en principio, bastante similar: en la primera, una familia acomodada, pudiente, se dispone a pasar el fin de semana en su casa de campo, hasta que un par de jóvenzuelos perturbados aparecen en su puerta para convertirlos en las cobayas de su juego mortal. En la segunda, el protagonista es un reconocido fotógrafo, y su torturadora, una adolescente.

Hard CandySus parecidos son aún mayores a nivel estético: todo es muy limpio, muy blanco, aunque es "Hard Candy" la que más cuida el aspecto visual. Quizá sea esa la diferencia entre las dos películas: la elección entre ética o estética. Y en "Hard Candy" se han decantado por hacer una película demasiado estética, demasiado visual, con una fotografía muy brillante, saturada... encuadres extraños, buscando despistar al espectador, hacerlo sentir incómodo.

Pero, aparte de estas similitudes superficiales, las diferencias son mucho más profundas. Haneke busca que te distancies de su película, que veas toda esa violencia desde lejos, busca que no te involucres en ella para que puedas tratar de juzgarla más objetivamente. Hay muchos análisis de "Funny Games", así que no pretendo entrar en más detalle. Haneke simplemente te muestra esas escenas violentas, para que reflexiones acerca de esa misma violencia: la violencia en la vida real, y la violencia en el cine, y cómo nos enfrentamos de maneras muy distintas a cada una deMichael Haneke ellas. Pero Slade busca todo lo contrario: hacer que te metas en la película, que empatices con la chica protagonista, o con el fotógrafo. Por que la violencia mostrada en las dos películas es muy, muy diferente: en "Funny Games" no tiene sentido, es violencia por la violencia, pero en "Hard Candy" sí está justificada. Esto supone el mayor contraste entre las dos películas: "Funny Games" es incómoda, por que no tiene sentido, no sabemos qué pasa. Pero "Hard Candy", a pesar de todas estas similitudes, es una película completamente inofensiva. Y es inofensiva, por que, a diferencia de "Funny Games", no te hace pensar. Te presenta unos hechos, te explica qué está pasando y por qué, te lo da todo mascado.

"Hard Candy" pretende ser una película alternativa, arriesgada. Pero en el fondo no es nada más que una especie de travesura inocente. No quiere, o no puede, ir más allá. Por que lo arriesgado en "Funny Games" no es la violencia que muestra, y esto es lo único que ha sabido copiar David Slade.

6 comentarios:

Knut dijo...

Hard candy es que además tiene un guión completamente desaprovechado, de esos que recurren a la trampa y lo previsiblemente retorcido como excusa para quedarse exclusivamente en lo estético comercial. Pese a todas las moderneces hay una asepsia consciente pretendiendo no molestar Realmente a nadie.

Por contra, aunque FG me gustó bastante más en su momento (hace siglos que la vi, tanto que incluso hasta no hace mucho ni sabía que era de Haneke, juas!)recuerdo la impresión de encontrarme una suerte de extensión de Kubrick, en su versión más cercanilla al coñacete a la vez que acentuando algo cocaínicamente aquel gusto por mover cámaras (y por ende que se "note" la marca) que adquirió con la lamentablemnte mediocre El resplandor*. Vale, vale, entiendo las razones y tal, únicamente que me suena algo así como una peli porno interpretada, guionizada y dirigida por neurólogos estetas. Sinceramente creo que lo que da que pensar de FG no daba para tantas "complejidades", "intencionalidades", y en general esas moderneces dadas a "implicar" a los bellísimos espectadores (esos que siempre tenemos razon)Al final hay algo de arte post-pop, en donde lo estético sirve en el fondo como preámbulo egótico para la tertulia radiofonica en donde se presupone que los contertulios saben de todo.

Amargado que es uno, joder.

*((((TOMA TOCHO SIN COMAS!!!! A ver qué Elitista me supera esto!))))

Peter Sinclair dijo...

argh, a ver si veo de una vez funny games, que la tengo perdida por ahí desde hace lo menos dos años.

Desde que vi Caché tengo ganas de más Haneke, esa película me dejó impresionadísimo.

Hard Candy la he visto a cachos y bueno, sí es verdad que me parece algo efectista en varios sentidos.

Knut dijo...

Joer, lo que toca las narices no es el efectismo, a fin de cuentas FG es practicamente todo efectismo y quizás por esa desmedida es por lo que finalmente funciona.

Lo asquerosete de HC es que en su fondo profundo tiene un mensaje conrservadurete que realmente no molesta a nadie, mientras que aparencialmente juega con todo lo contrario.

Salud!

padawan dijo...

Más o menos es lo que yo quería decir... lo malo de Hard Candy es que pretende ser rompedora, o inquietante, pero te lo da todo mascado. Te da una historia, te dice quién es malo y por qué y quién bueno y por qué. Parece jugar un poco con la moral, con ese rollo del Bien siendo malo para imponer su castigo. El típico discurso del Vigilante, la persona con poder absoluto para decidir qué está bien y qué está mal y así imponer el castigo que considere apropiado

clau dijo...

Coincido. "Hard Candy" es una película que se pierde en la obviedad. Como bien dices pads, te lo da todo mascado, para que el espectador no tenga que reflexionar siquiera.

Eso sí, la remake cuadro por cuadro que el mismo Haneke ha hecho en EE.UU. de su película me parece un disparate completamente prescindible.

thermidor dijo...

No he visto Hard Candy, pero Funny Games en su día me impactó muchísimo. Es realmente perturbadora, una obra maestra.