domingo, 7 de diciembre de 2008

Las ratas abandonan el barco

Parece que está cambiando el signo de los tiempos. El País está abandonando la defensa cerrada de los intereses de sus amos, y se está permitiendo publicar alguna noticia levemente crítica contra esos que nos acusan de ladrones. Sin embargo, no todo iban a ser noticias positivas, pues no en vano, El País es uno de los medios más furibundos con ese ente abstracto que es internet. Así que no puede simplemente reconocer que han estado defendiendo los intereses equivocados, no. Ya sabemos que hay gente que no se equivoca nunca, pues son los únicos proveedores de verdad absoluta.

Así, ahora, el periódico se ha convertido en el paladín de los internautas, en el líder de sus opiniones, en la guía de este rebaño, que hasta ahora vagaba en su estupidez, a la espera de un mesías proveniente de las altas instancias de los medios. Hace unos días, en El País se publicaba un antidecálogo, tratando de refutar las mentiras del ministerio de cultura. Unos días más tarde, la Asociación de Internautas escribía una carta al ministero de cultura para pedir la retirada de la campaña. Por lo tanto, ha sido El País quien ha organizado toda la crítica a esta campaña. Es un razonamiento impecable. En sus propias palabras:
Conviene recordar que ELPAÍS.com ha publicado esta semana un 'antidecálogo', en el que también se analiza la campaña de un modo crítico, noticia que generó un intenso debate en internet. (Ver noticia)
Todo este debate ya estaba presente en internet antes de que apareciera ese famoso antidecálogo. De hecho, si nos leemos bien ese antidecálogo...
No obstante, el decálogo ha sido refutado punto por punto por las asociaciones de internautas, blogs y otros colectivos ciudadanos relacionados con la Red. Este es el antidecálogo basado en sus opiniones
¿En qué quedamos? Me parece bien que El País deje de ser un simple lacayo de la SGAE y sus socios de gobierno, y empiece a ser una entidad un poco más crítica. Pero, por favor, que no nos tomen por tontos. Que no pretendan convertirse en lo que no son, pues ya existen voces y opiniones que resultan mucho más creíbles que la suya. Si alguien ha generado un debate no ha sido El País, en este cambio de chaqueta que resulta muy sospechoso, si no los que llevan años manteniendo estas opiniones, frente a las campañas de engaños que ha protagonizado el periódico, alentado por la mano que le da de comer.

7 comentarios:

clau dijo...

Desde el absoluto desconocimiento sólo puedo decir que quizá los intereses corporativos hayan sufrido una drástica modificación, y por ende, con ello también vira la línea editorial del multimedios.

clau dijo...

Ah, por cierto: ¡qué nivel de actualizaciones que llevas! Envidiable, envidiable. ;)

Raistlin dijo...

Pues eso, no creo que el cambio "ideológico" se deba a una iluminación de que habían estado equivocados y que haya que rectificar.

Quizás han visto que con estos artículos pueden ganarse la simpatía de un grupo de lectores considerable, y por tanto, más dinero para ellos. Imagino también que la conveniencia de hablar bien de la susodicha asociación ya no será tan conveniente, por el motivo que sea...

Al final, todo se reduce a lo mismo.

Knut dijo...

Es una cuestión meramente comercial, con lo que le está callendo a la SGAE por todas partes ultimamente sería suicida la habitual política de criminalización moral y penapenitapena.

Como soy de natural izquierdoso sólo leo el ABC y La Razón, así como de la Ser únicamente oigo a Iker Jimenez (lo odio a la par que lo adoro, absteneros de comentarios que yo soy mayor que vosotros) y me entrego con pasíon ocasional a la cope y Onda Cero. Me cabreo mucho menos, lo tengo comprobado.

padawan dijo...

Lo triste no es ya que estar a favor o en contra de nuestra criminalización sea un simple "asunto comercial", y que los principios cambien según sople en viento, si no que, además, lo hagan con una total desvergüenza y pretendiendo ser los paladines ideológicos de los críticos con la SGAE... es que nos toman por idiotas!!!

Knut, comparto contigo ese placer culpable... en el coche casi siempre llevo la radio... y cuando tengo que volver pronto a casa los sábados siempre me pongo a Friker... Es casi como Juanmna, pero más entrañable

perenquén dijo...

¡Hombre! ¡Iker Jiménez es el John Clesse español! ¿O era el Mr. Bean? ¿A qué esperan para ficharlo los de Muchachada nui?

En cuanto a la SGAE, ríete tú de la novelas de Gibson... Yo invito a todo el mundo a que no compre productos de sus asociados y se salte el canon (ay, puertas al campo...) comprando todos los aparatos que puede por internet. Ahora mismo, chavalería, la cuestión está clara: 2P or P2P.

thermidor dijo...

La estrategia es defender una cosa y su opuesto simultaneamente. Ese es nuestro Zeitgeist, y El País no va por libre.