domingo, 13 de abril de 2008

Estilo

Mucha gente, cuando habla de música, cae en el manido "Yo escucho de todo". Y podemos asegurar, sin incurrir en una grave inexactitud, que esta frase es en la enorme mayoría de las veces, completamente falsa. Podríamos pensar que, con la cantidad de música que existe, es imposible abarcarlo todo. Pero no estamos hablando de esto. Y tampoco vamos a hablar de esa gente que no tiene demasiada afición por la música. Hablamos de los fans, de los entendidos. Y normalmente, cuando alguno de estos dice la frase mágica, la que habla de su apertura de mente, en realidad sólo están repitiendo un cliché. Y es que hay demasiada gente que se siente muy confortable en su torre de marfil, sin necesidad de asomarse a las ventanas y ver qué hay más allá. El fan del pop sólo buscará melodías luminosas y guitarras cristalinas, el heavy buscará guitarras afiladas, y el modernillo en busca de identidad buscará un grupo del que copiar las pintas del cantante y que lo pongan en sus antros de moda. O como dicen en el Mondosonoro, temas bailables.

Sin embargo, hay una manera más satisfactoria de investigar. Buscar el estilo, lo que diferencia al artista sin talento de aquel que lo tiene. Y eso no distingue entre géneros ni etiquetas.

Y el otro día descubrí un disco lleno de estilo. Uno de esos que pones una vez, y mientras lo escuchas, sabes que va a sonar muchas más. Que vas a ir escuchando pista por pista. En este blog, descubrí a Principles of Geometry. Como dicen en ese artículo, este disco es un repaso/homenaje a la historia de la música electrónica y el hip-hop. No soy ningún experto en estos estilos, aunque sí que me gustan algunas cosillas, sobre todo del segundo, desde un lejano día que cayó en mis manos el Black Sunday de Cypress Hill :)

En principio, más allá de sus fans, es un género bastante denostado. No voy a convertirme en abogado del diablo, pues la mayoría de acusaciones son ciertas, sobre todo, la de haberse convertido en un cliché, en una parodia de sí mismo. Sin embargo, esto también puede decirse de casi todos los géneros: los puristas estrechos de mente, los creadores de pastiches y los imitadores son legión entre los verdaderos creadores. Y es a estos a los que hay que buscar... aunque nunca he investigado demasiado en el género, si no que he ido poco a poco descubriendo algunos buenos discos a través de recomendaciones. Esto no pretende ser una catalogación de nada, sólo unos breves apuntes de cosas que me han gustado. Y hoy, de momento, nos abstenemos de producto nacional, quizá algún otro día :)

Como dije antes, descubrí todo esto con Cypress Hill. Y, desde hace un montón de años me han acompañado regularmente, sea en inglés o en su incursión en el español... Su debut, o Black Sunday son dos discazos. He de confesar que me encanta el rollo gangsta, basta ver este vídeo para hacerse una idea de qué quiero decir. Y es que, mientras que muchos acaban cayendo en la parodia del mal cine de mafia, aquí se nota algo detrás. Algo que distingue a los "auténticos" de los clones. Otra de las cosas que más me gustan de Cypress Hill son sus ritmos. Desde sus comienzas han sido firmes defensores de la maría, y eso se nota en sus canciones, ritmos pausados, samples que podrían considerarse algo paralelo al stoner, líneas muy densas. Y sobre ello, la peculiar voz nasal de B-Real. Merecen la pena, dadles una oportunidad.

Y, del disco que motivó esta entrada, pasamos a una de sus colaboraciones: la de Cannibal Ox. Mientras que en Cypress Hill muchas veces el tono es ciertamente vacilón, esto es más serio. En The Cold Vein las cosas son más serias. El sonido es mucho más crudo, tonos y ritmos más agresivos, y, sobre todo, una visión mucho más seria de la realidad: aquí no hay guerras de bandas, ni discursos de quién es el más duro del barrio. Pasamos de las historias de barrio a otro tipo de narrativa. Disco definitivamente duro, un paso desde una adolescencia conflictiva a la madurez creativa. Mucha gente habla del disco de hip-hop definitivo en la presente década. Quizá no se equivoquen.
Aquí una pequeña muestra.

Un caso distinto es el de Nas. O la historia de su auge y caída: empezar una carrera con un álbum rompedor, inmediatamente elevado a la categoría de clásico, y después caer en el abismo de la medianía, de la fórmula fácil y el paso por caja. Sin embargo, con su último disco, ha vuelto a romper con todo, demostrando que quien tiene talento, tarde o temprano ha de sobresalir muy por encima de los demás. Y, bien, hemos pasado de los ritmos stoner de Cypress Hill, a los más crudos de Cannibal Ox, y ahora llegamos a Nas. Y una palabra define Hip Hop is Dead: elegancia. Desde los samples elegidos, las bases creadas con ellos y las historias contadas

Bueno, en principio quería comentar unas cuantas cosas más, pero me he sobrepasado en espacio... ¿lo dejo para próximas entregas?

6 comentarios:

thermidor dijo...

Lo siento, pero no me gusta el hip-hop. Y eso que me regalaron uno de sus pilares, el de N.W.A. Fuck the Police tenía su cosilla, pero que quieres que te diga, no es una música que me llene...y tampoco la puedo valorar muy positivamente siquiera en el plano artístico, porque la veo bastante pobre.


Vamos, que no escucho de todo. No todo vale lo mismo, no señor.

Badmotorfinger dijo...

Pues me pareció una excelente reflexión, aunque no deja de hacerme gracia ver aquí a tres rockeros entendidos tocando el delicado tema del hip-hop.

No tengo ni idea de hip-hop. Alguna aventura he tenido, principalmente el The Chronic de Dr. Dre, pero la presión MTVesca sobre el genero termina por tirarme atrás y frenar mis exploraciones. Pero bueno, si otro día me viene el gusanillo por explorar tendré en cuenta tus recomenaciones.

Ale, tenga paz.

padawan dijo...

val, como he dicho en el artículo, no todo vale lo mismo: no es lo mismo un disco hecho por alguien con talento que el disco de una medianía. Ahora, decir que algo es una mierda, por definición, por ser de un estilo es reduccionismo puro y duro. Es como decir que la música alemana es mala y la francesa buena, por definición. Verdad que esto te parece absurdo?

Pues lo mismo que decir que todo disco de rock psicodélico de mediados de los 70 es mejor que cualquier disco de hip-hop

clau dijo...

Como yo soy un gran desconocedor del hip-hop -lo poco que he escuchado no me ha gustado, pero no caería en la generalización de afirmar que todo el género es una mierda-, lo que más me ha gustado de la entrada es la reflexión del primer párrafo, con la que estoy completamente de acuerdo.

Badmotorfinger dijo...

Pues a mi me sigue haciendo gracia ver rockeros hablando sobre el tema, ya ves tú. ;P

Estoy con Paddie en lo de que todo género merece respeto, del pop al trance, y de hecho con mucha facilidad lo más deplorable de cada casa es lo que se hace más popular (especialmente en los últimos veinte años). Iniciarse en un género suele suponer un esfuerzo dramático de entrada, tanto de búsqueda como de análisis.

Vayan con Grefusito.

spurgüs the goblin dijo...

Ayns... Qué te voy a decir yo, pads! No me gusta nada el hip hop. Bien es cierto que tengo una grann cantidad de prejuicios que debería eliminar con respecto a este género, pero alguna vez he intentado escuchar algo y es que no me entra...
Lo único un poco útil que te puedo comentar es algo acerca de lo que dices de ese cliché de "yo escucho de todo". Evidentemente no se puede escuchar de todo, ya que por muy abierto que seas siempre va a existir algo que no te vaya a gustar, o que no conozcas ni remotamente... Se puede investigar, dejarse recomendar, eliminar prejuicios... pero cuando encuentras una variedad de estilos que te es suficiente, que te da lo que necesitas; no es que ya no tengas que buscar más (no hay nada peor que conformarse sólo con eso!) sino que hasta que pase mucho tiempo, tendrás que empaparte de todos esos estilos musicales que te dan lo que realmente te están pidiendo los oídos para que te animes a escuchar otra variedad distinta...

Madre mía cómo me enrollo xD