sábado, 7 de febrero de 2009

Cumpleaños del Doom (I)

DoomEste post llega tarde. De hecho, bastante tarde. A lo largo de diciembre y de las navidades fui apuntando algunas cosillas de las que quería hablar. Lo malo es que dediqué los días de vacaciones totalmente al ocio, y en unos pocos días todas esas notas tomadas se fueron apilando, y las antiguas iban perdiendo interés frente a las primeras. Supongo que esto es un fenómeno que nos pasa a todos. El caso es que, un día, echando un vistazo a ese sumidero de tiempo, el Google Reader, la piedra filosofal del procrastinador (es capaz de transformar todo el tiempo en tiempo perdido...) llegué a un pequeño post de homenaje: el Doom había cumplido ya quince años. El diez de diciembre se cumplió el decimoquinto aniversario de su lanzamiento. Y el diez de octubre de este año será el cumpleaños de su secuela, Doom II.

Y es que no parece demasiado tiempo, pero, echando la vista atrás, la informática ha cambiado mucho, y muchísimo más aún la industria del videojuego. Hoy en día, hay más anuncios de videojuegos o consolas que de estrenos de cine en la tele. Hasta tu abuela puede estar enganchada a alguno de los juegos de la DS, o jugando a la Wii. Los videojuegos se han convertido gradualmente, en una alternativa de ocio más, perdiendo poco a poco ese estigma de actividad asocial, o incluso antisocial. Todos podemos recordar la excelente labor informativa de cadenas como Antena 3. Cada cierto tiempo nos bombardeaban con los "asesinos del rol", o que los videojuegos habían provocado la masacre en algún instituto perdido en la profundidad de los EE.UU*.

En aquel entonces, el Doom fue un videojuego revolucionario. No sólo fue un gran paso adelante en cuanto a tecnología, un aspecto que me gustaría comentar en más detalle, pero tampoco quería hacer un post excesivamente técnico y espantar a mis pocos lectores, si no también a un nivel estético, y como experiencia de juego. Por aquel entonces los juegos en 3D eran algo anecdótico, hacía apenas un año, o año y medio desde el lanzamiento de Alone in the Dark, el primer juego en hacer uso de un 3D verdadero y el modelado con polígonos.

Sin embargo, Doom no era un juego en 3D. Sólo parecía que podías moverte en un entorno tridimensional, como en su predecesor, el Wolfestein. Sin embargo, era algo distinto, algo nuevo: el ambiente tétrico, oscuro, propio de una pesadilla. En algún punto de Marte, un portal de teletransporte había empezado a funcionar terriblemente mal, y había abierto un portal al infierno. Y tú, el jugador, te veías, de repente, abandonado a tu suerte, y rodeado de una horda de demonios. El género de los shooter aún estaba verdaderamente en pañales, y Doom fue, por así decirlo, la piedra angular del género. Hasta tal punto de que muchos videojuegos, que hoy llamamos shooters, en su época fueron conocidos como Doom clones. Podría decirse que se inauguró una época dorada del género: Hexen, Heretic, Rise of the Triad... Un montón de títulos que crearon mi afición a los videojuegos.

Más, en próximas entregas...

(*) La moralidad alrededor de los videojuegos, y de los juegos de rol es un asunto de terrible hipocresía. No sólo los habituales dispensadores de moralina, dispuestos a destruir todo aquello que no les guste, o que no comprendan, si no incluso dentro de la industria. En este caso, los grandes moralistas han sido Nintendo, con su imagen de compañía familiar, y buenrrollista, la versión binaria de Disney. Y en aquella época del nacimiento de los shooters, tuvo su ración de hipocresía: la versión de SuperNes de Wolfestein 3D fue censurada: desapareció toda la simbología nazi del juego original, la sangre fue sustituída por ¡¡sudor!! y los perros nazis, sustituídos por ratas. Incluso el monstruo final, Hitler, fue sustituído por un simple "Staatmeister", y le quitaron el bigote. En definitiva: se puede disparar a gente, pero no a perros, y tampoco se puede ver sangre... Ridículo.

7 comentarios:

clau dijo...

¡15 años ya! Desde hace bastante tiempo a esta parte, ya no soy un gran jugador de videojuegos, pero en su momento experimenté todo lo que describes, descendiendo a los infiernos con el Doom. Sin dudas, un juego innovador que merece este homenaje.

Eso sí, no recomiendo en lo más mínimo la versión cinematográfica que hicieron -no sé quién- hace algunos años.

Y me pareció muy atinada la analogía Nintendo-Disney.

padawan dijo...

Si es que hace 15 años éramos unos enanos, y cosas como estas, a mí por lo menos, me acojonaban. Lo de la peli sobre el videojuego, pues me hacía una idea de cómo podía ser, jeje

Knut dijo...

Como vieojugón pionero sólo puedo decir que el 80% del placer que he obtenido en esto se debe al Doom. Mis primeros recuerdos de placer consciente consistía en machacar los botones de disparo mientras mi padre manejaba naves en el Space Invaders o el Asteroid (era taaaan espectacular en dimensiones el cacharro que costaba la partida el doble), después el orgasmo de descubrir aquella palanca ridícula del Pong. Aquel viejo Spectrum de cuando tenía 10 años, el mejor regalo de reyes de mi infancia. Ay, ay, ay.

Pero con todo lo mejor fue el Doom. Oh, no sólo era que tecnicamente parecía algo sublime, sino que sacaba por vez primera partido real al sonido como experiencia de inmersión. Era aluciante jugarlo con una vieja sound blaster en estero. Si añadías aquella mezcla bizarra de Aliens el regreso y lovecraft era imposible no sucumbir.

Para mi, que no fui videoconsolero, que pasé de un spectrum al pc sin rozar consolas más que ocasionalmente, que tengo recuerdos memorables de juegos antiquísimos (ains La armadura sagrada de Antiriad!, o el Sir Fred ains), la experiencia Doom fue otra cosa. Es mi género favorito con una diferencia absoluta.

Quake Arena, Half Life y el primer Halo me han tenido años enganchado. Estrenar mi vieja nVida TNT cuando todo era Voddoo y 3dFX con el Quake II fue el paso que hizo que ya no hubiese camino hacia atrás.

En aquellos tiempos sublimes podías jugar a antiguallas tipo Doom como el Blood y Blood 2 (que motivó el que me comprara mi primera expansión de ram a 32m), Red Neck Rampage (sublime!!) o el genialísimo Nuke Duke, los Hexen... convinado con aquel sublimme Quake, o el primer Half Life que pasó sin pena ni gloria al principio pero del que recuerdo exactamente cada minuto jugado inicialmente. Ya incluso HABIA historia.

En cuanto a Nintendo... entiedno lo que dices y en cierta medida lo comparto. Pero el primer cacharro que toqué de verdad con estos dedos fue el donkey Kong de dos pantallas o el Octopus (que literalmente quemé).

Ciertamente es Disney, sin embargo al igual que esta ha tenido antes de las 3d la mejor animación tecnicamente, Nintendo ha dado a este mundo muchísimo.

Los Castlevania, los Metroids, el género de las plataformas, aquel Mario 64 que callaba la boca o el primer Turok que en su tiempo maravillaba. El Golden Eye o casi cualquier juego de Rare son obras maestras incontestables.

El videojuego portatil no sería lo que es sin nintendo, y vale que la morralla es cada vez más general en sus catálogos, que Mario es tan hartible y odiable como el correctísimo M. Mouse, pero tambíén ha dado experiencias preciosistas delicattesen como los remakes de Resident Evil y precuelas, o el mismo Residen Evil 4.

Os dejo que voy a rejugar la demo del Killzone 2 (arhg) y enviciarme al Savage Moon, que recientemente he descubierto el género ese tower defense o algo así y no saco tiempo para chutarme.

Oh, ¿no esperaís con ansia el nuevo Diablo o el Star Craft 2.

padawan dijo...

Knut, comparto gran parte de tu nostalgia. Mi primer contacto con los videojuegos fue en un Spectrum de mi padre. Y sin embargo, fue el Doom el que me abrió los ojos. Es muy cierto lo que dices del sonido, hasta el punto en que había partidas que tenía que jugar sin sonido, por que si no me acojonaba demasiado xD También he probado todos los que mencionas... con el Redneck Rampage también estuve jugando un montón, recuerdo aún los medidores de alcohol y colesterol xD

Mi crítica a Nintendo es a la moralina barata que quieren vender muchas veces, a pesar de eso, reconozco que han lanzado unas cuantas joyas del mundo videojueguil, aunque también me da la sensación de que vive bastante de las rentas. ¿Cuántos juegos hay de Mario? Haciendo todo tipo de deportes, etc... realmente, tiene joyas en su catálogo, pero abunda muchísimo más la moralla

Knut dijo...

Y más desde el éxito de la Wii/NDS. Ambas tiemen juegos muy buenos, pero la comparación basura/decencia es incluso más abultada que en la primera playstation. En la wii he jugado al Metroid extensamente y coqueteado con algún otro. Hace meses que ni la enciendo.

Pero a mi no es su moralina lo que me molesta, a fin de cuentas convivimos con ese tipo de cacas a diaro, es el pan de cada día. Lo que me jode es que reniege de hacer juegos, que en esa búsqueda de TodoKiski como comprador vayan marginando algo tan simple como la jugabilidad.

Antes eran cansinamente ñoños, pero´el concepto Juego era mimado y cuidado con gran esmero. El catálogo de Wii o NDS es en su mayoría morralla sin interés tecnico ni jugable.

Toda la gama de GB ha sufrido siempre de lo mismo, a qué negarlo, pero la actual es la única que casi no toco. Y no digo nada de la PSP que no sé ni donde está.

El Doom tiene la extraña virtud de estar actualmente parasitando el espacio que parecía intocable: las Consolas. Aunque miraba con envidia aquel mundo los abismos existentes entre lo que evolucionaba el género Doom en PC y la cada vez más corta capacidad téncia de las consolas, el poder disfrutar de texturas y altas resoluciones, junto con el juego online gratuito, me retenían en el PC, pese a los gastos continuos que requiere como plataforma de juegos.

La primera Xbox empezó a cambiar algo la mentalidad, como cacharro modificable de forma casera ofrecía un pequeño PC multimedia, con su disco duro y aplicaciones caseras que aún hoy en día son cojonudas. Desgraciadamente el éxito de Sony empequeñeció todo. Con la 360 han continuado el modelo, ofrecer consolas a bajo precio con una tecnología semejante al PC. La riada brutal de shooters en primera persona para mi ha sido como agua de mayo. Tanta comodidad ha podido parar mi fe en la compra perpetua de hardware. Debe ser la edad, porque con 720p estoy muuuuuuy satisfecho, y eso que puedo jugar a 1080p tanto en la tele como en el portatil, los 30 frames no es lo ideal, pero la constancia y el no tener problemas de configuración lo compensa. ¿Y el control? Cierto que no es lo mismo que usar un buen ratón, pero como cada vez juego menos es algo que también ha acabado por pelármela. Por flojo ni siquiera enchufo el raton en los juegos de PS3 que lo permiten como el Unreal.

Todo es acostumbrarse, al final me da igual el haber perdido mi carismática precisión en los shooters, ahora soy un paketillo con las consolas, es cierto, pero no tardo quince años en empezar a jugar satisfactoriamente, ni encuentro pantallas azules ni problemas de drivers.

Joer, qué chapa doy ultimamente.

Algún día quiero ser como Sheldon, sólo que con un nombre que haga referencia a la Alta Literatura de Cifi, no a egóticos rusos.

jejeje

thermidor dijo...

Yo me acuerdo del Duke Nuken 3D. Alucinábamos con eso de soltarle billetes a las chicas, con la barra espaciadora si no me equivoco. No sé si eran putas o stripers. No recuerdo.
Cuando estábamos en sexto de egb parecía la hostia.

Badmotorfinger dijo...

Pues puedes tener el orgullo de haber sido quien me motivó a probar Mastodon. Y ahora los veré con una alegría en el cuerpo que ni cuando era enano, oyes. White whale, holy grail!

Por cierto, grande el Doom. La segunda parte entra en mi lista de "Juegos que jugaba de crío, he jugado de mayorcito, y sigo sin poder pasarme". Pero lo que se desahoga uno. ;)