martes, 18 de septiembre de 2007

La legión de los condenados

Ayer estuve hasta altas horas de la madrugada, devorando las últimas páginas que me quedaban de "La legión de los condenados". No sé si algunos de vosotros (sé que me leeis :p) ha oído hablar de estos libros, pero para los que no, se trata de la primera de una serie de novelas pseudo autobiográficas sobre las vivencias del autor, Sven Hassel, en el frente soviético en la Segunda Guerra Mundial.

Me ha gustado bastante por que se trata de un punto de vista para nada habitual en el cine, el del soldado alemán de a pie, y menos aún en el frente oriental... Me gusta el género bélico (aunque no soy ningún experto en el tema, sólo aficionado) y casi todas las películas que se pueden ver sobre la IIGM están protagonizadas por estadounidenses, y la gran mayoría en el otro frente de la guerra, en el de los Aliados. También hay pequeñas joyas sobre la batalla de Stalingrado, pero quizá esta novela trate más extensamente todo el entramado del ejército alemán, y la evolución de la guerra.

La historia comienza con la captura de Hassel por deserción, y su condena a un campo de exterminio nazi, hasta que es "perdonado" y le dan la opción de purgar su condena en un batallón de castigo, compuesto por criminales y disidentes, lo que implica estar siempre en primera línea de fuego. Y en primera línea de fuego nos cuenta los horrores en las batallas, en los breves momentos entre ellas, en la carnicería salvaje de las SS en Rusia, y la posterios de los rusos sobre las SS. Todo eso me recordó un documental que ví hace tiempo sobre el frente soviético, sin lugar a dudas el más brutal de la IIGM, donde la crueldad de ambos ejércitos llegó a extremos que no se vieron en el resto del mundo... ahora no me acuerdo del documental, pero era verdaderamente espeluznante...
Pero, además, de la guerra, los que protagonizan este libro son un puñado de personas: Sven Hassel, el Viejo, Porta, Plutón, Pulgarcito... otros miembros del batallón de castigo que por crímenes como no querer presentarse como voluntarios en las SS o llevar una bandera en una manifestación son enviados al combate más encarnizado. Muchas veces, las películas bélicas se olvidan de las personas, sólo vemos a héroes, sin dudas, sin miedo... Aquí no, aquí son gente normal, que está viviendo la mayor locura de la historia de la humanidad... quizá eso sea lo que más impresiona de toda esta historia

2 comentarios:

clau dijo...

Suena harto interesante. También soy aficionado tanto al cine como a la literatura bélica, y es cierto que en líneas generales, siempre se han ocupado de retratar el lado norteamericano o de los Aliados (en ese sentido es muy valorable lo que hizo Clint Eastwood con "Cartas desde Iwo Jima"). "Sin novedad en el frente", aunque trata sobre la I Guerra Mundial, también es una novela que está vista desde el lado de un soldado alemán.

Peter Sinclair dijo...

Me suena haber leído sobre estos libros alguna vez, pero nunca hice intención seria de leerlos. Ahora sí tengo más curiosidad. Además, con todo lo que me gusta el cine bélico debería probar también en novela, por el cambio. Lo malo es que no los tienen en la biblioteca. Miraré a ver si encuentro este y quizá lo compre.

De películas reflejando el lado alemán de la guerra, aparte de la durísima Stalingrado, a mí me encanta La cruz de hierro, de Peckinpah, con un Coburn al que le va que ni pintado el papel.