miércoles, 10 de mayo de 2006

El Príncipe Valiente

ya terminé de leer el tomo número siete de la colección de "El Príncipe Valiente" que está apareciendo en los kioskos, ahora solo queda esperar a que salga el siguiente volumen, aunque, al ritmo que llevan y por la extensión de los tomos tendré que esperar bastante para poder continuar con la historia por donde la dejé por última vez en los comics que me prestó Dirty Clemares...
creo que el último tomo que leí dejaba la historia más o menos en el viaje de Arn, el hijo de Valiente, hacia América. Bueno, ojeando ahora los cómics acabo de descubrir que lo dejé en el tomo que abarca las planchas del 17 de Septiembre de 1967 al 21 de Abril de 1968. Teniendo en cuenta que cada tomo del kiosko cubre un periodo máximo de dos años, y van por 1949-1947 me quedan al menos otras nueve entregas para ponerme al día.
Estas últimas aventuras de Val han flojeado un poquito, sobre todo comparado con sus primeros años, y el tono épico que alcanza sobre todo en el encuentro entre el Príncipe Arn (del que toma su nombre el hijo de Val), cuando consigue la Espada Cantarina y emprenden la persecución de Thagnar, que ha capturado a Ilene, por la que compiten Val y Arn, la recuperación del trono de Thule, su lucha contra las hordas al mando de su Legión de Cazadores de Hunos y su viaje a Oriente, historias llenas de aventura, con bastante más acción y combates, que es, definitivamente, la parte interesante de la historia de Valiente, y no tanto algunas planchas de los últimos tomos donde se recrean demasiado, por ejemplo en como Aleta, la mujer de Val, compra ropas en París, o repetir una y otra vez los mismos sketch de vida doméstica, que hacen mucho relleno, y hacen perder bastante fuelle a la historia.

Ahora, de vuelta de la primera aparición de América en los viajes de Val, parece que la historia vuelve un poquito a la normalidad, ya que Valiente, de nuevo al servicio de Arturo, ha de dejar a un lado su vida doméstica para encargarse de nuevas misiones, aunque sean un poco chuscas, como tener que resolver un misterioso caso de "magia negra", con la ayuda de un mago bastante torpe :P

De todas formas, aunque sea uno de mis comics favoritos (no lo parece, verdad? :D) la historia empieza a decaer un poquito, desde que Valiente sienta la cabeza y se casa con Aleta, en parte por el creciente protagonismo de esta en la historia, y, como dije más arriba, el relleno de historias domésticas. Cierto que el romance entre ellos da lugar a una bonita historia, llena de momentos de gran dramatismo
(en el buen sentido :D) que realmente te emocionan, Foster sabe recrear a la perfección las más bellas historias de amor, pero quizá cargó demasiado las tintas con un aspecto demasiado casero, e incluso demasiado actual, donde llegan a cansar a veces tanto chascarrillo y la repetición de algunos tópicos y chistes.
Atrás quedan los años de juventud de Valiente, donde cada plancha del cómic podía ser el comienzo de una nueva aventura, llena de personajes fascinantes,con una enorme fuerza narrativa, épicas, al más puro estilo de las historias de caballería donde Valiente había de enfrentarse solo a un mundo lleno de injusticias, armado solo con su espada y sus ideales.

Ahora habrá que esperar a que su hijo crezca, y tenga sus propias aventuras...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Greets to the webmaster of this wonderful site! Keep up the good work. Thanks.
»

Anónimo dijo...

I find some information here.