domingo, 30 de abril de 2006

Cosas nuevas y no tan nuevas

Estas últimas semanas he hecho unos cuantos descubrimientos, y los que más satisfacciones me han dado han sido los musicales.
Todo empezó de manera casual, mientras le daba vueltas a como podría reunir en no más de diez discos todo un universo paralelo como es la música que escucho ultimamente. Y navegando, navegando, llegué a Stoner Rock y descubrí sus críticas de discos, y de ahí a un artículo sobre los 25 discos del 2005...
y ahí es donde descubrí algunos de los discos que me han tenido un par de semanas cautivado. Quitando los que ya conocía de esa reseña, ha sido como abrir una ventana a un universo completamente nuevo.
Descubrir la increíble fuerza de YOB, su sonido arrasador, inquietante, es una música que te transporta a extraños parajes, oir el enfrentamiento entre las dos voces, y dejarte llevar.Así, la primera vez que escuchas su Illusion of Motion, puede ser como un patadón en la cara, enfrentarse a algo completamente nuevo, una mezcla de estilos que no puede ser ubicada en ninguno, es necesario escucharlo varias veces para llegar a comprender parte de la grandeza conseguida con temas tan enormes como Ball of Molten Lead, una experiencia altamente recomendable, pero, eso sí, no apta para meapilas o gente de oído cerrado.

También, la experiencia instrumental de Pelican... su música es como la creación de un paisaje (me encanta el término soundscapes), un proceso para sumergir al oyente en un extraño ambiente, pero no puedes despistarte en una canción de Pelican, nunca sabes cuando darán un giro al timón y te caerá encima una descarga realmente heavy.

Y, dejando atrás otros grupos que me han gustado bastante, como los extraños Sunn O))), Clutch, Jesu, Corrosion of conformity, etc... voy a pasar directamente al descubrimiento que me ha dejado con la boca abierta: Witchcraft, uno de los grupos más grandes que he escuchado en mucho, mucho tiempo, e injustamente desconocidos. A pesar de ser un grupo actual, escuchar sus discos es como volver a los 70, a la época más gloriosa de Sabbath, pero con un toque entre folk y psicodelico, vamos, como mezclar Sabbath con Jethro Tull.
Es difícil describir esta música, pero, hum, escucharlo es caer en la perdición, ya nada volverá a ser igual!

2 comentarios:

VaL dijo...

Eres lo más stoner de este mundo gafapastoso, tio.

Me vas a tentar con el Whichloquesea ese, creo que lo voy a pedir prestado;)

Anónimo dijo...

A mi los witchcraft esos tp me parecen para tanto. Tienen el sonido, sí, pero no tienen la magia de la epoca a la que intentan evocar. Aun asi solo he escuchado un disco asi que no se. Pero tampoco seran para tanto no.

PD: Pasame Turbonegro y Mastodon YA!

J.