lunes, 14 de junio de 2010

Lecturas

No me gusta demasiado rellenar el blog mediante citas, siempre he preferido pasarme una temporada sin actualizar antes que colgar una entrada que sólo tenga tres líneas y apenas diga nada, pero hoy he encontrado algo que merece la pena, y me interesaba compartirlo con vosotros
Uno escribe su vida cuando cree escribir sus lecturas
Ricardo Piglia

De vez en cuando echo un vistazo a las entradas antiguas de este blog, y puedo ver todo lo que he ido aprendiendo, las cosas que he descubierto y, sobre todo, las cosas que aún no conozco, que son cada vez más. Releo entradas y siento una mezcla entre sonrojo por los errores en forma y en fondo cometidos, nostalgia y una sensación extraña de estar leyéndome a mí mismo, pero también leer a una persona distinta.

Por que cuando escribimos sobre nuestras lecturas, solemos escribir para los demás, para compartir nuestras ideas y tratar de crear un diálogo con otras personas, pero pocas veces pensamos que también estamos escribiendo para nuestros yo del futuro. Congelamos nuestra mente y nuestras opiniones tal y como son a día de hoy, y no sabemos cómo vamos a haber cambiado cuando lo leamos en el futuro.

16 comentarios:

Panxo dijo...

nada mas cierto y certero!!
por otro lado tambien comparto esas reviciones de post antiguos....y wow que sonrojan, por su aparente falta de contenido, jajja.(las mias)

Saludos

dibiase dijo...

Yo me avergüenzo de las cosas que escribí ayer.

egan dijo...

Ahora tienes tu oportunidad de pegarle unas cuantas collejas a tus yoes pasados. Es un regalo que posibilitan nuestros tiempos, je, je

Yo me releo y mi "evolución", por llamarla de alguna manera es más bien dudoss, juas, juas

Un saludín

Ibán dijo...

Lo de las citas me hace mucha gracia, yo me estaba planteando también justamente ahora, si crear una sección de citas, pero no termino de verle la gracia ;)

Clau dijo...

La frase de Piglia, en su aparente simpleza, es muy, muy certera. Y reveladora. Aunque se trate de la revelación de una verdad por (casi) todos conocida.

En lo personal, el releer textos que escribí hace algunos años, me provoca cierto escozor mezclado con miedo. Y, como bien mencionas, me sucede eso de sentir que estoy leyendo, en parte, a otra persona, distinta de la que soy en la actualidad. Se trata de una sensación similar, aunque no del todo exacta, a la que nos invade cuando nos observamos en una foto tomada allá lejos y hace tiempo.

itaqua dijo...

A mí, en cambio y para empezar, me encantan las citas ya que suelen ser verdades universales y si adornan, enaltecen o corroboran lo que escriba pues mejor que mejor...yt es que todo es tan cool y tan hard y tan fashion y tan superficial y tan working class que más ... no me cabe... En fin, basta de frivolidades, me pondré serio e intelectual que para eso soy ambas coas, modestia aparte... Veamos... Walter Benjamin habla del uso de las citas que Faggin destaca también en Eckhart. " Las citas más que obedecer a una exigencia sistemática pretenden aceptar una intuición, hacer ddestellar una imagen sugestiva, e incluso evocar un estado de ánimo. También en las citas sacras las palabras concretas asumen significaciones imprevisibles"...

¿Cómo se ha quedado mi amigo Paddy? ¿A qué tu amigo Itaqua es ... imprevisible ? xDDD

Yo no se porqué produce tanto pudor lo de descubrir las figuras que somos... fuimos, construímos, etc. y que tanto "pavor" provocan en muchas personas al releérse... juassss, casi el mismo pudor y terror que les supone mirarse desnudos en el espejo como si divisaran un extraño enemigo dispuesto a saltar y ensartar el falo en el culo del que mira... menudo morbo ¿no? En realidad, no es para tanto. Lo mismo podría ocurrir al contemplar una foto de un tiempo pasado... fíjate, oh, carnal Paddy, en el término que usé más arriba... construímos... lo mismo se puede referir al pasado: "Hace tiempo construimos..." o al presente "Hoy construimos..." y lo mismo en diversas personas... que cosas... ¿no? Aquí podría insertarse cual falo impertinente el tema del doble pero me exttendría demasiado y total... todo va a seguir igual por lo que adoptaré de nuevo el rol intelectual que éste tan rompedor escandaliza cual foto de desnudo... ah... Veamos... Kafka cuando c u e n t a compone aspectos, fragmentos, imágenes en una trayectoria narrativa en la que se organiza una pluralidad de sentidos y de cosas y de acontecimientos: relato, narración... mythos... en una palabra: la pluralidad de las cosas, de las formas, la pluralidad de las actitudes, de los gestos, de los comportamientos y de los rasgos.. todo, todo, todo cambiante... de la consistencia a la inconsistencia de los cuerpos, de la profundidad y corporeidad del alma... metamorfosis, cambio, pluralidad... lo que simple y normalmente sucede: NOS sucede.
Y, al igual que Kafka, Proust, que después de haber permanecido largo tiempo indeciso sobre la fo rma que habría podido dar a su obra, elige la narración como la posibilidad de construir un cuadro lleno de luces y de sombras, de vacíos y de plenitud, que representa la mutabilidad de la vida, aquella transformación en la que hasta el dolor se vuelve un "color necesario" a la existencia.
Porque, dear Paddy, la vida es éso, no sólo evolución darwiniana y toda la movida, sino que la vida es también: metamorfosis, pluralidad, vaivenes, transformación, contradicción, humores vítreos, sexos en primer plano, sobacos olorosos u origen del mundo como el famoso cuadro que ya imaginas, fragmentación, plenitud, decrepitud...

y toda la movida... xDD.

kleefeld dijo...

itaqua, sólo te ha faltado mencionar a James Joyce como el sobaquero fragmentador por excelencia.

Y leer tantas veces en un mensaje "falo que se ensarta en un culo" ha sido maravilloso.

Por otra parte, yo también disfruto con las citas. Y, de hecho, dicen mucho - y muy poco, claro- de quien las cuelga en su blog. En última instancia, nos indica por qué derroteros están avanzando tus lecturas, que ya es mucho.

padawan dijo...

A ver, a ver, no estoy en contra de las citas, siempre que se sepan utilizar, claro, por que muchas veces se utilizan como un sucedáneo de pensamiento, una forma de condensar en una frase un hilo de pensamiento mucho más complejo y además, aislado de su contexto. Lo que he dicho que no me gusta es lo que hacen muchos blogs: colgar una cita y ya. Eso no me vale, lo que yo quiero es el valor añadido, explicar de dónde viene o a dónde va esa cita, o qué pensamientos nos provoca, algo más. Leer una cita es (a veces) como comer un rico canapé (hay que ver lo bien que funcionan las metáforas alimenticias sobre el pensamiento), que sí, está bueno y en el momento lo devoramos con gusto, pero no sacia ni alimenta.

Itaqua, copón, que exagerao te pones a veces! ;) que sólo digo que al leer lo que escribí hace tiempo veo los errores que cometía, al igual que en el futuro veré los que estoy cometiendo ahora, y me da un poquito de vergüenza, pero también sé que todo eso es parte de un todo, del camino que he seguido para llegar hasta aquí, y eso es lo que creo importante, el todo y no sus partes. Es como ver fotos antiguas y pensar "¡vaya pintas!"... seguro que incluso tú, a pesar de ir siempre hecho un pincel, tienes alguna foto ochentera en la que pienses también eso jajajaja

Clau dijo...

Itaqua no es exagerado, Itaqua simplemente es demasiado Itaqua, ¡qué le vamos a hacer! ;)

Desde luego que los errores de ayer y de hoy forman parte de un proceso de aprendizaje connatural a cada uno de nosotros. Esos yerros no son deshonrosos ni humillantes, claro que no. Pero reconocerlos supone de por sí un avance, un desarrollo gradual. Y la mejora de un aspecto propio de nuestras vidas, ya sea intelectual, físico, moral, etc., asimismo conlleva la aspiración de continuar por la senda de la superación permanente.

¿Foto ochentera de Itaqua? A saber si en aquellos años ya estaba adelantado a las tendencias que se avecinaban...

Clau dijo...

Olvidé decir que estoy completamente de acuerdo con lo expresado por Pads con respecto a lo de las citas en los blogs (con la metáfora alimenticia incluida).

moquete dijo...

Iba a decir algo, pero esto es seguramente mejor:

"En ese momento no quedaría más que rendirse, separarse de la vitrina, de ese cementerio de paisajes reducidos a desiertos, de desiertos sobre los cuales ya no sopla el viento. Y sin embargo, el que ha tenido la constancia de llevar adelante durante años esa colección sabía lo que hacía, sabía a dónde quería llegar: tal vez justamente a alejar de su persona el estrépito de las sensaciones deformantes y agresivas, el viento confuso de lo vivido, y a guardar finalmente la sustancia arenosa de todas las cosas, tocar la estructura silícea de la existencia. Por eso no despega los ojos de aquellas arenas, entra con la mirada en uno de los frasquitos, cava su madriguera, se interna, extrae miriadas de noticias acumuladas en un montoncito de arena. Cualquier gris, una vez descompuesto en partículas claras y oscuras, brillantes y opacas, esféricas, poliédricas, chatas, deja de verse como gris y sólo entonces empieza a hacernos entender el significado del gris. Descifrando así el diario de la melancólica (¿o feliz?) coleccionista de arena, he llegado a preguntarme qué hay escrito en esa arena de palabras escritas que he alineado en mi vida, esa arena que ahora me parece tan lejos de las playas y de los desiertos del vivir. Quizá escrutando la arena como arena, las palabras como palabras, podamos acercarnos a entender cómo y en qué medida el mundo triturado y erosionado puede todavía encontrar en ellas fundamento y modelo."

Italo Calvino, Colección de arena

itaqua dijo...

Bien, Paddy: has reaccionado xDDD.

Peroooo, no me refería exclusivamente a tí, coponazo (xD) sino que quise decir que es algo que nos pasa a todos

... y a todas... copón, que la Aído es capaz de multarme xDDD

Lo de copón, me ha hecho gracia: me ha recordado una temporadita que pasé en un pueblecito perdido de Cuenca... copón, qué frío hacía allí... xDD

moquete dijo...

Hasta que' punto seri'a fructi'fero concebir nuestras manifestaciones pasadas en te'rminos de registro de estados internos si 'lo que pensabamos' y 'lo que queri'amos decir' estaban siendo determinados por el mundo y la colectividad por vi'as que ya en su momento nos sobrepasaban? Una colectividad 'agente' (episte'mico, en particular), no 'en la que se lee' sino 'a la que se lee'. Mejor que este batiburrillo, lo que dice el tipo este: http://en.wikipedia.org/wiki/Tyler_Burge
En la entrada hablas tanto de conocimientos como de opiniones. Hasta que' punto crees que son independientes ambas cosas? Cua'nto le ves a una opinio'n de creencia (se pueden e'stas aislar?) y cua'nto de cachibache fruto de la presio'n social por que nos posicionemos? A ver, lleva'ndolo al extremo, puede “spiderman mola” concebirse como el vehi'culo de una creencia falsa (una mentira vaya) acerca de las propiedades posei'das por spiderman? Aunque a lo mejor subyace una supersofisticada sobre de quie'n y alrededor de que' cosas esperar consenso, vete a saber. De cua'nto de todo ello quedari'a rastro?
Podri'a ser comparable la utilidad y pertinencia de las citas con y de las fo'rmulas en ciencia? En la concepcio'n de la misma que se filtra al gran pu'blico (aunque sea a los nignos en los dibujos animados, :P), creo un papel importante se le atribuye a “la Formula”: esa que te obliga a dar un paso atra's tras escribirla en la pizarra de tanto significado que aglutina. Lo veo un sobredimensionamiento.
Co'mo determinar cua'nto tiene la fragmentacio'n del mundo de estadio del conocimiento y cua'nto de feno'meno de la atencio'n?
Fin de las paridas; aunque me haya salido en plan pregunta reto'rica por falta de habilidad, no pretendo que no haya sido infinitamente chusco (ezcudo para siempre).

Anónimo dijo...

Menuda gnapa el ejemplo de "creencia so'lo en apariencia" ahora que lo releo unos minutos despue's.
Mil perdones si no he querido o conseguido ser pertinente: .

padawan dijo...

moquete, lo del bueno de Tyler Burge tengo que digerirlo con calma, últimamente apenas saco tiempo para conectarme estando fuera del curro, y aquí las lecturas me son poco provechosas, demasiada distracción y poca digestión de lo leído.

Creo que coincidimos en la cita como una reducción digerible de conocimiento. A mí me gustan como punto de partida, y el símil con la fórmula me parece muy acertado: describe un comportamiento, pero casi siempre es necesario un contexto para saber de dónde sale y qué efectos tiene en la realidad.

Y respecto a opiniones y conocimientos, lo normal es que vayan de la mano, o eso creo (jeje) pero muchas veces, discutiendo con la gente te das cuenta de que lo raro es el pensamiento racional y lo habitual el pensamiento mágico, es decir, los hechos (digamos conocimiento objetivo) son válidos hasta que chocan con las opiniones, hay un cierre epistémico contra el que parece que no se puede luchar.

Knut dijo...

A mi me encantan las cit cuando no son sólo plumas y cáscara, tampoco me han gustado mucho las mujeres pintadas ni en general todo aquello que no sea desaliño inconsciente.

Sin embargo me gustan desde el principio de no tedigo ná y te lo digo to. Si son pequeños y lustrosos mojoncillos que están ahí no para señalar un camino sino anclar una idea poderosa, una paradoja deliciosa... Entonces las adoro.

El confrontarse con la extrañeza de sí es impagable, descoloca un muy mucho el verse como un proyecto sin objeto, una suerte de cadena ocasional hecha de cuentas insuficientes, nunca redondas del todo. A mi me molesta leerme porque sé que todo lo que escribo es pura mierder, me enfrenta a oa paradoja de mi poca autoexigencia frente a el filo de la exigencia ajena.

Hace tiempo que quería escribir algo en tus entradas sobre lost, incluso tengo un borrador para una entrada de mi blog con el sugerente título de LOS Teneis bien gordos!, pero la distancia desdibuja el interés, total tampoco merece la pena.

Si hay numerosas universidades españolas dando cursos de verano sobre magufadas como homeopatia o astrologia, no hay casi nada más que decir., sumas que los dineros de uno van a pagar capellanes militares, un programa como Redes y su Excelencia Punces o como se escriba... Ya me diras.

Buf, añado como ilustracion que nunca he leido tanto como desde que tengo un libro electronico, llevo unos 5 de Javier Sierra, el de Fulcanelli, los de Allan Kardec, varios de Jimenez del Oso y un puñado de Iker, Samti Camacho e incluso el de la sábana santade Carmen Porter.

Reitero, no he dicho ná y lo digo to.