sábado, 14 de marzo de 2009

Hyboria virtual

Estos días estoy aprovechando tener una PS3 en casa para jugar a algunos videojuegos a los que alguna vez jugué durante un rato y me quedé con ganas de más. Y, GTA IV aparte, al que más he estado jugando ha sido a la adaptación de las aventuras de Conan, pero no en su versión MMORPG Age of Conan, si no a un juego estilo beat em' up para un único jugador. Con la fama que parece haberse granjeado el cimerio, no podía ser de otra forma. Y es que es triste, pero Conan es uno de los personajes que más ha sido maltratado por la cultura popular.

La imagen que tenemos de Conan, gracias al cine o los cómics, es la de una masa de músculos que se abre camino a mandobles, sin más recurso que su fuerza bruta. Poco más que un animal furioso. Desde las primeras adaptaciones al tebeo, a manos de Barry Windsor Smith, Conan ha ido perdiendo humanidad, y ganando músculo, hasta llegar a los (malditos) años 80, donde se reduce a una especie de Hulk. No hay más que comparar la imagen que he puesto un poco más arriba a la izquierda, la primera página de la (magistral) adaptación de Clavos Rojos a manos de Roy Thomas y Barry Windsor Smith, con la imagen de la derecha. En las novelas de R.E. Howard, Conan es un bárbaro, pero no un animal. Su principal recurso es la astucia, una inteligencia pura, en contraposición a la sabiduría decadente de los "civilizados". Esto no quita que a veces tenga que abrirse paso utilizando la fuerza, pero hasta eso ha sido exagerado. El Conan de Barry Smith es el más fiel al de R.E. Howard: rápido y ágil. ¿Cómo puede moverse el Conan de la derecha?

Y para la adaptación al videojuego, lamentablemente, el modelo usado es más bien el de la derecha. Bueno, quizá no tan exagerado... El esquema del juego recuerda bastante a God of War, con dos modos de juego: ir avanzando en un mapa y matando todo lo que salga a nuestro paso, con algún reto o jefe final que hay que superar apretando los botones que van apareciendo en pantalla. Todo muy lineal, poco rebuscado.

De los dos aspectos del juego, el primero es divertido, pura acción. Hay una razonable variedad de armas, pudiendo elegir entre usar espada y escudo, dos espadas o un arma a dos manos, cada una de estas opciones con un montón de combos que se van aprendiendo a lo largo del juego con un sistema de "puntos de experiencia", sin lugar a dudas lo mejor del juego, con algunas maneras bastante "espectaculares" de acabar con tus oponentes. Hay algunos combos de los que nunca te cansas, y con unos cuantas combinaciones de golpes finales, con diversas posibilidades de desmembramiento. Los enemigos no son muy variados, pero tienen la inteligencia artificial justa para que los combates sean siempre entretenidos, y en muchas ocasiones un reto. Y además de esto, de vez en cuando Conan suelta alguna frase "ingeniosa"... mi favorita, sin duda, es la de "¡Aparta, engendro!". En la versión inglesa el doblador es Ron Perlman, pero la voz española está muy bien conseguida. Y no todo es muerte y destrucción para Conan: también podemos rescatar a "doncellas" semidesnudas, que también cuentan con su propio repertorio de frases para agradecérnoslo.

Lo malo es enfrentarse a los jefes de cada nivel. Para acabar con ellos hay que repetir siempre el mismo esquema: vaciar su barra de vida a base de mandobles y luego hacer una secuencia determinada de botones para darle el golpe de gracia. Y repetir esto tres, cuatro, o seis veces, hasta vencerlo. Cada enfrentamiento con uno de estos jefes puede llegar a ser exasperante, primero, por que pueden alargarse hasta el absurdo, por ser totalmente mecánicos, y muy aburridos, y, sobre todo, por que el control de este juego es bastante puñetero, y a veces hay que repetir demasiadas veces la misma secuencia hasta conseguir superarla. Es bastante frustrante que por un control deficiente se pierda totalmente la diversión de un juego, hasta hacerte tener ganas de apagar la consola y no volver a retomar el juego. Hasta en la pantalla que aparece tras la muerte de Conan este control es absurdo. Aparece un mensaje diciéndote que pulses "X" para continuar, y tienes que apretarlo dos o tres veces para que funcione...

Tenía muchas ganas de probar este juego, pero al final me ha dejado una sensación agridulce. Casi todo el desarrollo del juego es bastante divertido, pero la experiencia de enfrentarse a los jefes finales, a pesar de ser muy puntuales, dejan tal sensación de frustración que empañan completamente el resto del juego.

7 comentarios:

The Plastic Barbarian dijo...

Mira que te gusta la palabra "astucia" para hablar de Conan, copón. Lo mejor del juego son las frases de Conan ("¡Que Crom te juzgue!") y los encuentros con las tías más desnudas de Capitol City.

Pesanervios dijo...

Nada, nada... como aquel Golden Axe de tiempos inmemoriales nada... ¡No habré echado yo moneditas en las recreativas! No será Conan, pero sí espada y brujería a tutiplén.

La verdad es que a lo último que he jugado de éste estilo es el God of War.

Saludines.

Knut dijo...

Es un serie b y no pretende más de lo que da. Para lo que hay hoy en día da hasta un poco de verguencilla, jejeje.

En cuanto a lo de Conan, no estoy del todo contigo. No negaré las bondades de Smith, siempre he sido un enamorado de su dibujo, aún cuando se predique poco. Además su discípulo Tim Conrad para mi adapta muuuucho mejor la literatura de Howard. A mi el conan de Smith me parece amanerado, demasiado posturita. Para mi Conan es el de Buscema y sé que voy a ser poco popular con esto, pero prefiero cienmil veces a Roy Thomas que a Howard, y en concreto La espada Salvaje de Conan.

Clavos Rojos es magnífica, pero con todo el arte del que bebe me parece más apropiado para el ciclo artúrico o fantasías más "sofisticadas", que el mundo de Howard.

La idea de un bárbaro canijo y afectado para mi no tiene color frente a la bestia que esconde más de lo que parece, de mirada dura y ojos oscuros. Ese es el Conan de mi infancia, al que le soy fiel, el de Smith es en mi opinión, para mariquitas afectados (sin menospreciar a los presentes, jejeje) Y el primer Conan de Smith una mala copia sin gracia del estilo Kirby, vamos una vergüencilla.

Y por otra parte, aprovecho para reivindicar al grandísimo Neal Adams y el mejor entintador de Conan de la historia: Alfredo Alcalá.

Finalmente reconocer mi amor incondicional a aquella mediania vietnamita, todo corazón y gustillo por el bicho pseudoalien: Ernie Chan, Dios tenga en Gloria su limitado talento, pero qué grandes momentos.

Smith es infinitamente mejor que Buscema, puedo admitir esto, pero nadie, nadie, nadie alcanza la altísima calidad de el trío: Thomas, Buscema y Alcalá.

En serio, si no habeis leido la adaptación de Thomas y Tim Conrad sobre Gusanos de la Tierra, buscadla por ahí, escaneado o como sea... es una delicia, diría que incluso mejor que la novelilla. La verdad es que aquellos tochacos de la espada salvaje eran para mi fuentes inagotables de placeres.

Pero claro, yo vi de estreno el primer Conan, y aunque ciertamente no es como los lirbos o los tebeos buenos, esa música le pega que es cosa mala y yo disfrute como un cerdo hasta el punto de recordarlo todo al detalle. Esa y la japo de Mazinger son pelis que me han marcado.

Besitos bárbaros.

Nimrodelisa dijo...

Yo recuerdo al Conan de Howard como alguien ligeramente melancólico, y no hablemos de sus historias de amor que siempre acaban en tragedia segura. Los comics no los he leído (lo sé, lo sé, avergonzada me hallo) pero sí, supongo que habrán quedado con el estereotipo de hombre salvaje que cruje a sus enemigos con unas buenas manguzás. Que también lo hacía, oyes, pero había más en el personaje.

Del juego ni idea, llevo años sin pasarme ningún videojuego, y mira que viviendo en mi casa estoy rodeada de ellos :/

padawan dijo...

Bueno, el Conan de Smith sí que es un poco "enclenque" dentro de los cánones de Conan, pero también hay que tener en cuenta que Smith adapta muchas de las aventuras de juventud de Conan, un chaval de 17 años. También soy fan de Buscema, pero ése es otro Conan, más adulto y bastante más oscuro las más de las veces. Otro dibujante que me encanta es Kayanan, con un trazo muy peculiar, pero muy, muy espectacular, consigue transmitir toda la fuerza del bárbaro en el papel.

Pero aún así, el Conan de Howard muchas veces está diluido en el cómic. Se pierde la esencia del personaje por la épica del cliché, como dice Isa.

Bueno, el Golden Axe, ¡vaya juegazo! La de horas que lo tuve metido en la Megadrive!

Knut dijo...

Pero habeis leído la parte clásica o os limitais a las "nueveces" Yo que tengo por ahí Conan el Bárbaro desde sus comienzos y practicamente la totalidad de La espada salvaje no tengo en absoluto el recuerdo de esa abundancia en el tópico. En tantos años no digo que no haya tonterías, por supuesto, pero el orden que imprime Thomas, el modo en que llena las lagunas que Howard dejó o el partido que saca a pequeños apuntes... no sé, no me convence lo que decís.

¿Habeís leído Conan Rey?

El Conan de Thomas es indudablemente un bárbaro, pero uno inteligente y sutil cuando es necesario. Tengo grandes y emotivos recuerdos del ciclo de Belit y en general de todas las adaptaciones de relatos de Howard e incluso de algunos "copioncillos" como Robert Jordan y demás.

Aunque puede que hableís del conan de Kanayan y demás modernillos, ahí no niego un desgaste del personaje feroz. Dejé de comprar cosas de Conan hace muchos años por eso, por la reiteración constante en usar maneras narrativas superherócias, que no pegan en nada al bárbaro cimmerio y que carecen del pulso dramático de la edad dorada de los tebeos.

Por otra parte creo que Howard está muy sobrevalorado, y que desde luego el personaje literario no es el compendio de sutilidades y profundidades que muchos pretenden. A mi me parecieron siempre relatos entretenidos, escritos con cierta torpeza pero mucho amor. Joer, en sus tiempos me costaron un ojo de la cara y parcialmente dos testículos el hacerme con los libros que se me escaparon de la edición de bruguera, hace ya décadas.

A mi al menos me parece el Conan de Thomas un tipo más libre que el de Howard, más sufrido y leal a su manera, claro. Pero es cierto que este tuvo décadas para dar forma al personaje. Mira que en superhéroes no es un guionista que me guste especialmente, pero para Conan es como, yo que sé, un Moore.

Jejeje

padawan dijo...

Knut, he leído lo que ha caído en mis manos :) como la reedición que están haciendo ahora de la Espada Salvaje, donde el orden es un poco aleatorio, o eso me parece, y se van entremezclando historias de todas las épocas. A mí en particular me gustan mucho gran parte de las historias de Roy Thomas, pero ya te digo, es difícul distinguir una "época" en las nuevas ediciones, donde está todo un poco mezclado. Conan Rey, en cambio, me parece que tuvo un comienzo muy bueno, pero se desinfla en apenas 10 números.