jueves, 2 de octubre de 2008

Metaentradas (II)

Bueno, ya lo comentaba en la entrada anterior: tenía ciertas ideas que quería desarrollar, pero al final acabé divagando y hablando de cosas que, aunque estaban muy relacionadas con ese tema, no estaban en mi planteamiento inicial de la entrada. También los comentarios han ido divergiendo rápidamente, sin embargo, me ha encantado ver lo que puede dar de sí este blog. Y esto de los comentarios sí que tiene que ver con lo que había estado pensando inicialmente: la diferencia entre los blogs y los medios de comunicación tradicionales. Hay muchas diferencias, pero, a mi entender, dos son fundamentales: la primera, es la libertad de publicación que tiene un blogger, la segunda, la conversación.
La dos son en cierto modo la cara y la cruz de la blogosfera. La libertad a la hora de generar contenidos hace que necesitemos un baremo a la hora de navegar, para poder distinguir el grano de la paja. Sin embargo, casi todo el mundo tiene una serie de sitios de referencia, y el boca a boca funciona muy bien a la hora de colocar a la gente en su sitio en cuanto al interés de sus contenidos. Sin embargo, me parece más relevante la segunda. Por que, ¿de qué sirve un blog sin comentarios? También aquí hemos de suponer que hablamos de comentarios de calidad, no de trolls. Afortunadamente, vosotros, lectores y comentaristas de este humilde rincón de internet estais haciendo una labor excelente. Resulta más enriquecedor leer los comentarios que las entradas :)

Aquí está la diferencia entre un blog y un medio. Por que, por mucho que se esfuercen los periódicos (y otros medios) por darle la posibilidad al usuario de hacer una realimentación, no deja de ser un botón que no conduce a ninguna parte. ¿Acaso algún redactor de El País lee los comentarios de sus noticias, participa en ellos o los utiliza de guía a la hora de ver qué interesa a sus lectores?

Últimamente estoy leyendo bastantes cosas sobre este tema, y otros estrechamente relacionados, que voy encontrando por ahí. De momento, tengo muchas ideas (no sé si alguna será válida) y demasiado dispersas, así que me voy a limitar a enlazaros a un artículo en el que se habla sobre estas diferencias. Es obra de Enrique Dans, que de vez en cuando publica artículos muy interesantes sobre esto que yo, informalmente, llamo metablogging, reflexionando acerca de este otro artículo. Espero que disfruteis de la lectura, y, al menos, os induzca a hacer alguna reflexión, ya que creo que es un tema bastante interesante (si no, no hablaría sobre esto... ) y, sobre todo, necesario de cara a un futuro cada vez más informatizado, y un futuro que cada vez estará más en la red, y menos en el papel.

8 comentarios:

eter dijo...

Particularmente yo escribo mi blog porque me gusta escribir. Escribo libros, escribo relatos... y escribo reseñas por extensión. Es una extraña forma que tengo de entretenerme.
No obstante, es obvio que un blog sin comentarios deprime. Cuando alguién escribe no deja, en cierta manera, de estar expresando su opinión sobre algo, su visión del mundo (tiene valor que lo diga alguién que en su blog sólo hace reseñas), y evidentemente siempre resulta decepcionante que nadie escriba réplicas. Parece que a nadie le importa tu opinión y evidentemente desanima.
Pero creo que todos sabemos que internet no es un medio inmediato. A todos nos debe de haber pasado que, buscando información de algo, nos hayamos encontrado con un artículo escrito hace varios años... y resulta interesante y lo leemos. Ese es el verdadero poder que tiene este medio. Y en los blog... lo importante es la sinceridad que transmite el autor. Cuando quiero informarme de una película ya no busco en revistas o en webs especializadas, busco la opinión de gente en foros como Sedice. Creo que es esto a lo que te refieres con el "círculo" de confianza del que hablas.

Y en cuanto a los medios... creo que no deja de ser otra herramienta propagandística. Los foros y los blog animan la web y dan a los lectores una falsa sensación de participación. Participación esteril, no hay moderación y la inmensa mayoría de las conversaciones se limitan a chorradas partidistas -ejemplo más claro en los periódicos- o fanatismos -veansen las entradas de cualquier periódico deportivo en su edición digital-.

Rhapsody dijo...

Válgame! mi blog nunca tiene comentarios jaja!!

clau dijo...

En mi caso, al igual que Eter, escribo por puro placer, es decir, doy rienda suelta a una acción inspirada en el más puro egoísmo. Luego, la fase de la publicación tiene que ver necesariamente con la aproximación hacia el otro, hacia un posible receptor. La idea de que otras personas nos lean y expresen su opinión sobre lo que hemos escrito es grata, entusiasma. Y, en efecto, cuando entra en juego ése/esos receptor/es es cuando el blog realmente cobra sentido, cuando cobra razón de ser.

Sin embargo, como acertadamente ha mencionado Eter, el éxito de un blog tampoco debe medirse con exclusividad tomando como parámetro la cantidad de réplicas, sino más bien la calidad, coherencia y utilidad de éstas. Porque es sabido que los comentarios muchas veces ofician de complemento al texto principal, y ahí el "ida y vuelta" cobra mayor valía.

Los blogs son una herramienta valiosísima y de espíritu democrático que la tan vituperada globalización nos ha brindado. Por lo tanto, considero que aquellos que la valoramos realmente, debemos aprovecharla con la mayor responsabilidad posible. Es cierto que la gente escribe mal, pero eso nada tiene que ver con el blog entendido como un instrumento democratizador inédito en la historia, como un medio útil, en el que, del mismo modo que en la industria editorial, se publican buenos y malos textos.

padawan dijo...

Claro que la principal motivación es simplemente contar lo que te apetece, pero bueno, creo que todos preferimos saber que hay una conversación, y no que estamos dando voces en el desierto. Y por supuesto , cuando leo un blog, lo que busco es calidad, pero no sólo en los artículos, si no también en los comentarios. Por que normalmente sirven para ampliar y enriquecer, o corregir detalles del artículo en sí, como bien dice Clau

Knut dijo...

Tengo un blog porque aunque mi sociabilidad puede medirse en negativo necesito a la gente. En concreto el intentar infectar a otros con aquello que otros me han dejado dentro.

Nunca me he podido creer a nadie que me haya dicho que escribe para él mismo. No es que crea que me mienten sino que me parece imposible que nadie use siquiera inconscientemente algo que ha heredado de otros para su disfrute exclusivo.

Cada idea que tengo en la mollera prodece de otro, cada palabra que uso incluso en mis pensamientos íntimos es obra de un colectivo. Usarlas hace que lo que digo y pienso no me pertenezca por lo que dificilmente puedo creer que el impulso de escribir esto mismo sea producto del egoismo.

Conforme paso más el tiempo por estos lares interneteros me voy dando cuenta de que lo fundamental de todo esto es que se usa la Palabra, algo que hace que entienda algo mejor a Heidegger y su cambio radical de enfoque, desde la existencia que celebra lo factual actual hasta la metafísica de la Palabra que a su modo celebra lo Atemporal padre de lo Eterno.

Sinceramente, creo que lo que mi ego pueda ganar en esta virtualidad es poquísimo, pero desde luego que el colectivo que llevo dentro pulsando por salir tiene la feliz libertad de hacerlo y con ello producirme a su vez un placer exquisito.

Me gusta fantasear con la idea de que os quiero, pero eso en este mundo etereo es decir poco, en realidad lo que sí puedo afirmar con rotundidad es justamente el que amo vuestras Palabras, y con ellas la colectividad eterna que portais.

Que no es poco.

thermidor dijo...

Lo de los bloggers...al final no es más que rascar la superficie de lo que son las relaciones sociales sin un púlpito(si bien los acólitos siguen en pie, por mucha libertad que haya) de por medio. Las posibilidades son mucho mayores de las que ofrece este medio limitado.

padawan dijo...

Ays, Thermidor, qué empeño en verlo todo siempre medio vacío, qué desgana existencial.

Un blog no es ni mejor ni peor que otros medios similares. No es lo mismo que charlar con un grupo de amigos, ni lo mismo que un foro, es una herramienta distinta, y tiene posibilidades limitadas, como cualquier forma de expresar los pensamientos. Sin embargo, es una herramienta muy potente y a la vez muy desaprovechada

Nuala dijo...

Yo no soy mucho de comentar y el propósito de mi egoblog no es suscitar polémica en los comentarios, aunque sí es cierto que en ocasiones los comentarios y los temas que se acaban discutiendo son tan interesantes o más que la propia entrada que los suscita.

Y bueno, a los que nos gusta escribir, a los que sentimos esa pasión irrefrenable, también nos gusta saber de vez en cuando que alguien nos lee y comparte opiniones, o difiere, o le gusta lo que escribimos, ¿no?