lunes, 14 de julio de 2008

Cronenberg contra J. G. Ballard

A raíz del artículo de Truffaut contra Henry James, pensé en ir ampliando poco a poco la serie, enfrentando al autor de la adaptación con el autor de la obra. Y, cuando cogí Crash en la biblioteca, pensé que era una oportunidad estupenda.J. G. Ballard

He de reconocer que Cronenberg hace una adaptación muy buena. No sabría si decir que lleva la novela de Ballard a su terreno, por que la novela explota muchas de las fijaciones que Cronenberg ha ido mostrando en su cine, sobre todo en el ciclo de la Nueva Carne (las ideas de la transformación del cuerpo a través de la tecnología), y la violencia. Los personajes de Crash están obsesionados con los accidentes de tráfico, y ven las heridas, las cicatrices producidas en los coches como un nuevo paso en la evolución, la primera etapa de la fusión entre el hombre y la máquina más idolatrada por la humanidad: el automóvil. La novela se estructura como una experiencia iniciática de un trasunto del propio Ballard, un directivo gris, con una extraña relación con su mujer... unidos por una sexualidad un punto enfermiza. Y este es uno de los puntos que diferencian la novela y su adaptación. En la película las escenas sexuales son bastante explícitas, sin embargo, Cronenberg no consigue transmitir la misma frialdad que Ballard al narrarlas, usando un lenguaje lo más científico, o médico posible, con personajes alienados, ausentes, mecánicos.

David CronenbergCuando el personaje de Ballard sufre un accidente de coche, acabará conociendo a un personaje bastante inquietante, Vaughan, obsesionado con los accidentes de tráfico, que irá atrapando a Ballard en su paranoia. Y aquí está la segunda diferencia entre las dos versiones: el Vaughan de Ballard es inquietante, extraño, y a la vez extremadamente magnético, capaz de atraer a la gente a su locura, hacerles partícipes de sus ideas y de sus extraños rituales. Y el Ballard de la ficción es completamente cautivado por él, entrando en su círculo de víctimas de accidentes. A partir de aquí, la historia entra en una espiral de sexo enfermizo, con un fetichismo completamente bizarro por las cicatrices y los automóviles, buscando a través de ellos la nueva carne, las nuevas formas humanas, con estos personajes alejándose cada vez más de su anterior "humanidad", intentando con cada uno de estos rituales sexuales llevar un paso más allá su transformación, su comunión con el vehículo, que los llevará a la búsqueda definitiva de esta unión: el accidente mortal, como la cumbre de su fascinación por los automóviles, el sexo y la muerte.

A aquellos que hayan visto la película, les recomiendo encarecidamente el libro, y vicecersa.

8 comentarios:

clau dijo...

De Ballard leí "El día de la creación": una alegórica novela de prosa exquisita y de reflexiones que rozan la pesadillas. Mientras la leía no la valoré tanto, mas luego caí en la cuenta que estaba frente a un inmenso escritor. Por ende, tengo ganas de hacerme con algo más de su autoría pronto, y ciertamente "Crash" es una de las opciones que barajaba.

Como te he dicho por el messenger, la película de Cronenberg la vi sólo a medias, y encima no recuerdo muy bien. También ameritará una revisión.

Por cierto, esta sección de confrontar adaptaciones cinematográficas con sus libros me resulta muy instructiva e interesante. Espero que continúes con ella.

Peter Sinclair dijo...

Pues vaya, no he visto ni la película ni leído el libro. La de Cronenberg porque no he tenido ocasión ni me llamaba especialmente. El de Ballard porque tampoco me atraía el que más y porque noala siempre me lo había puesto a parir, así que creé prejuicios.

Pero bueno, una opinión positiva como la tuya es buen acicate, quizá sí me plantee el leerla, sobre todo por ser una de sus novelas más reconocidas. Así además completo la "trilogía de las neurosis urbanas", tras leer "Rascacielos" y "La isla de cemento". Debo reconocer que tengo una especial debilidad con Ballard, me gusta en prácticamente todas sus facetas. Pese a ser un escritor tremendamente frío, o quizás gracias a ello, logra transmitir cantidad de sensaciones en sus libros y relatos. Algunos tremendamente surrealistas y perturbadores. Recuerdo pensar con alguno de sus relatos de "mitos del futuro próximo" y "playa terminal" que me producían el mismo efecto que un cuadro desquiciado de Dalí u otro pintor surrealista cualquiera.

thermidor dijo...

"A aquellos que hayan visto la película, les recomiendo encarecidamente el libro, y vicecersa."

¿Y al resto?

Mike dijo...

Jumm... la peli me dejó con un sentimiento muy raro, pero no es una peli para ver con 17 años. Creo que debería revisionarla. Y Videodrome, que hace cacho q la vi, también. Y de Ballard... dos personas me habéis hablado hoy de él, así que me voy a buscar algo...

padawan dijo...

Clau, yo también espero continuar con esta sección, jeje, al menos me permite hacer unas entradas de vez en cuando :)

iar, vaya, yo pensaba que eras más fan de Ballard! de hecho, me cogí este libro después de leerte sobre la isla de cemento, pero no lo encontré en la biblioteca

Iker: a los demás, les dejo a su libre albedrío, si después de leer esto les pica la curiosidad, me sentiré satisfecho, y si no, lo comprenderé ;)

Mike: yo he descubierto a Cronenberg hace poquito... y me voy poniendo al día poco a poco con sus pelis

agnes dijo...

el otro día te leí el post... y después de pensarlo de nuevo... no, sigue sin gustarme la pelicula... quizás porque yo veo el realismo de los accidentes de tráfico demasiado a menudo y la forma de mostrarlos en la pelicula como un juego me trastocó enteramente...
a mi me gustan los coches, y me lo paso pipa en la carretera... pero de ahi a verlo con ese punto de excitación sexual que les crea en la pelicula no se...

en cuanto al libro no puedo decir nada... si comentas que es más frio... es posible que algún día, le dé una pequeña oportunidad...

saludos ;)

Peter Sinclair dijo...

ey, pads, pero si he dicho que tengo debilidad por Ballard y que me encanta en prácticamente todas sus facetas!

Lo que pasa que ya digo que a Crash no me he acercado por diversos motivos. Aunque es cierto que llevo mucho sin leer algo de Ballard, debería pillarme algo en la biblioteca algún día de estos.

"La isla de cemento" es algo irregular, pero aún así interesante. Me "ponía" mucho más el punto de partida del libro, la idea, que luego como termina de desarrollarlo, pero ya digo que siempre encuentro cosas positivas en sus libros. Sobre todo en los más alucinados, los de relatos son la juerga.

Karba dijo...

Interesantísimo post Padawan, como siempre. Cronenberg me parece uno de los autores en activo más fascinantes de todo el planeta, y CRASH en particular... bueno, una película todavía adelantada a su tiempo y muy rompedora en muchos aspectos, al menos dentro del mal llamado cine "comercial".

Empezando desde el gélido punto de vista que adopta la narración, que parece cortar la historia con un escalpelo, Cronenberg mira a sus criaturas como lo haría un científico en su laboratorio, sin pasión y sin emitir juicios, anotando en su agenda mental los perturbados comportamientos con una frialdad que quita el aliento.

Siguiendo por la suicida estructura narrativa. Al contrario que en el 99% de filmes no pornográficos, la narración NO se interrumpe con las secuencias de sexo para continuar después, sino justo al contrario: las secuencias entre los delirantes polvos no son más que secuencias de transición para llegar al siguiente escarceo sexual, a través de los cuales evoluciona la psique de los personajes, y con ellos la historia.

Por último, comparto la opinión de Agnes: es una película poco recomendable para todo aquel que haya vivido de cerca un accidente de coche, pero discrepo en el asunto de la excitación sexual. Es evidente que los personajes sí gozan de este estímulo, pero si algún espectador lo comparte... bueno, tiene que hacérselo mirar. Es la película con más sexo pero menos excitante que he visto en mi vida.

Por supuesto, apunto pero ya la lectura de la obra de Ballard, una de mis asignaturas pendientes de hace años.